Noticias

Los ecoesquemas de la PAC no pueden convertirse en greenwashing

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha presentado este mes a las Comunidades Autónomas una propuesta preliminar para debatir sobre los ecoesquemas a aplicar en España, una de las piezas de la llamada “arquitectura verde” de la nueva PAC 2023-2027.

Estos nuevos pagos verdes dentro de las ayudas directas de la PAC suponen una oportunidad para apoyar a nuestros agricultores y ganaderas en la transición agroecológica. Cada país debe diseñar su propio catálogo de ecoesquemas, a los que se deberá destinar entre un 20 y un 30% del total de los pagos directos de la PAC.

Para la Coalición Por Otra PAC es clave que los fondos de los ecoesquemas se inviertan en prácticas que supongan una transformación real hacia un modelo agrario más sostenible, o no serán más que greenwashing.

El catálogo preliminar de ecoesquemas presentado por el MAPA a las CCAA, y que se cerrará en una reunión entre el ministerio y los consejeros autonómicos (la Conferencia Sectorial) en primavera, contiene propuestas positivas y otras alarmantes. Los ecoesquemas no pueden servir para fomentar el mismo modelo agroindustrial que está agravando la crisis climática y de biodiversidad, y empujando a la ruina a las producciones con mayor valor ambiental y social.

Las entidades de Por Otra PAC analizan los ecoesquemas

¿En qué cuestiones hay que poner el foco para mejorar esta propuesta de ecoesquemas? Algunas de las entidades que forman la Coalición Por Otra PAC nos ofrecen sus reflexiones.

Por ejemplo, en cuanto a la propuesta de ecoesquema 1, “Mejora de la sostenibilidad de los pastos, aumento de la capacidad de sumidero de carbono y prevención de incendios mediante el impulso del pastoreo extensivo”, la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos señala: “Con el planteamiento actual, en el que no se reconoce toda la superficie pastada, muchos ganaderos extensivos se quedarán fuera de este ecoesquema. Por ejemplo, no cuentan los barbechos y rastrojeras donde se alimenta gran parte del ovino, ni los terrenos forestales donde ramonean las cabras. La ganadería extensiva en España es rica y diversa, y habrá que mejorar el ecoesquema para que refleje esa diversidad. Además, para la FCQ “debe quedar muy claro el compromiso de coexistencia con fauna silvestre”.

También tiene que ver con las actividades tradicionales el ecoesquema 2, “Manejo apropiado de los pastos: siega de prados y márgenes sin segar”. Según la Xarxa per a la Conservació de la Natura de Catalunya (XCN), “debería reforzarse para asegurar un impacto específico en Hábitats de Interés Comunitario, como el 6510 o el 6520 (Prados de siega de montaña), cuya conservación depende de la siega u otras prácticas de baja intensidad”. Una idea para asegurar su eficacia es “apostar por la definición de especies indicadoras de un buen estado de conservación del hábitat en función de la región biogeográfica”.

¿Un ecoesquema con los fitosanitarios más tóxicos?

Sobre el ecoesquema 6, “Práctica en materia de uso sostenible de fitosanitarios”, la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE) considera que “hay que evaluar con detenimiento qué cuestiones de este ecoesquema deberían estar dentro de la condicionalidad. Además, hay que velar para asegure el cumplimiento de los objetivos sobre fitosanitarios planteados en la estrategia Del Campo a la Mesa (reducir un 50% para el 2030)”.

Desde SEAE denuncian que podrían llevarse fondos de este ecoesquema explotaciones que utilizan fitosanitarios «no autorizados» (pero que, por paradójico que suene, con frecuencia se autorizan “excepcionalmente”), y también las que emplean fitosanitarios con alta toxicidad carcinogénica, mutagénica o tóxicas para la reproducción.

Potenciar la vida en los cultivos permanentes

Sobre el ecoesquema 9, “Prácticas para la mejora de la biodiversidad”, desde la Fundación Internacional de Restauración de Ecosistemas (FIRE), aplauden que “se hayan incorporado los cultivos permanentes en este ecoesquema (sólo se encontraban las tierras arables), una demanda continuada de las entidades conservacionistas. Esto refuerza la necesidad de restaurar los márgenes e islas de vegetación para la mejora de la conectividad, la biodiversidad y los servicios ecosistémicos en todos los agroecosistemas.” También apuntan que “para su efectividad, el ecoesquema debe garantizar que estos elementos de infraestructura verde estén compuestos por una elevada diversidad de especies autóctonas locales que garantice su funcionalidad a lo largo del tiempo.”

La XCN señala otras cuestiones clave para mejorar el ecoesquema 9: «Más allá de los márgenes y las islas de biodiversidad, hay otros elementos de interés para especies asociadas a ambientes agrarios que deberían estar contemplados. La conservación y buena gestión de charcas, acequias, árboles aislados o muros de piedra seca también contribuyen a la heterogeneidad de hábitats, y por lo tanto al Objetivo Estratégico nº6 de la PAC post-2020. Para mejorar su efectividad, el eco-esquema debería incluir una buena definición de cada uno de estos elementos, así como requisitos que garanticen un estado de conservación favorable.»

Las fichas con toda la información sobre la última propuesta de ecoesquemas del MAPA puede consultarse en la página web del Ministerio sobre la reforma de la PAC. Estas son algunas observaciones, pero desde la Coalición Por Otra PAC seguiremos trabajando con el MAPA y las CCAA para mejorarlos, así como en el auténtico rediseño de la política en su conjunto (en especial, el pago básico), para lograr una nueva PAC realmente transformadora, que apoye a quienes producen alimento de calidad cuidando los bienes públicos.

Comparte en las redes
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Noticias relacionadas